Las fisuras anales son pequeñas úlceras o grietas que se ubican en los pliegues del ano, es decir, es un desgarro en el tejido delgado y húmedo (mucosa) que lo recubre.  

Comúnmente la fisura anal se produce cuando se evacúa heces grandes y duras, las cuales provocan dolores y sangrado durante la evacuación intestinal.

Otro tipo de paciente que padece la fisura anal son lo que tienen diarreas frecuentes, lo que genera irritación en el ano y agrietamiento de los pliegues de la zona.

Las fisuras anales también son frecuentes en las mujeres, luego de haber dado a luz, además también pueden ocasionarse por el sexo anal.

Síntomas:

  • Dolor (algunas veces muy fuerte) durante la defecación.
  • Dolor luego de la defecación que puede durar varias horas.
  • Sangre brillante en las heces o en el papel higiénico luego de la defecación.
  • Una grieta visible en la piel, alrededor del ano.
  • Un bulto pequeño o un fibroma blando en la piel cerca a la fisura anal.

Recomendaciones para prevenir fisuras anales:

  • Consumir alimentos ricos en fibra.
  • Beber agua, por lo menos dos litros al día, para garantizar un adecuado tránsito intestinal, para evitar el estreñimiento.
  • Realizar ejercicio de manera regular.

En caso de que ninguna de estas recomendaciones le funcionen, pida una cita en la Clínica de Colon y Recto Tabasco del Dr. Antoine Lagunes.